LAS REACIONES MONETARIAS

Para que sea posible el comercio internacional es necesaria monedas aceptadas por las dos partes. Antes se tomaba como referencia el patrón oro. Los países que pertenecían a este patrón podían convertir su moneda, respecto a otra, con un tipo de cambio fijo, basado en el oro. El comercio no tenía ninguna dificultad, monedas reconocidas y tipo de cambio final.




Los países que estaban fuera de este patrón tenían que pagar en moneda de un país que perteneciera al patrón oro. Entonces acudían al mercado de divisas, y se hacían con divisas con el tipo de cambio que existiera en ese momento.



Este sistema duró hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial. Entre guerras no hubo sistema monetario. Las consecuencias fueron la pérdida de fluidez del sistema de pagos, volviéndose un sistema rígido. Las monedas pierden su convertibilidad, contrayendo el comercio. Se frena el crecimiento económico.



Se recurre a la devaluación competitiva, retirar moneda tras efectos, y con la devaluación competitiva lo que se pretende es reducir las importaciones para aumentar las exportaciones, obteniendo así exportaciones más eficientes.



Desde el momento que no hay patrón oro, se debe llegar a un comercio bilateral.



El primer paso que se da para volver a reestablecer la disciplina monetaria internacional en 1936 es un acuerdo tripartito entre Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Es el objetivo de este acuerdo es fijar tipos de cambio fijos para esas tres monedas, y además se complementen a recurrir a la devaluación competitiva. Más adelante se adhieren Bélgica, Holanda y Suiza. Este acuerdo permite por primera vez que registren paridades.



Al final de la Segunda Guerra Mundial, como se pretendía un crecimiento económico estable y duradero se vio imprescindible crear un nuevo orden económico, es decir, un nuevo orden monetario. Igualmente era necesaria una autoridad supranacional el orden monetario que creara un marco regulador que garantizara que se cumplieran las normas establecidas.



En 1944 se crea el Sistema Monetario Internacional, en la conferencia de Bretón Woods. El SMI es una forma de funcional y el FMI se encarga de que esto funcione.



El SMI es el conjunto de normas y disposiciones que regulan las relaciones monetarias internaciones. El SMI fija los tipos de cambio y sus fluctuaciones. También determina los mecanismos de corrección de los desequilibrios entre las balanzas de pagos de los países miembros. Finalmente determinas las instituciones de creación y administración de la liquidez internacional.



El FMI se define como la institución supranacional encargada de asegurar el cumplimiento de las normas establecidas por el SMI.



Por tanto los pilares fundamentales del SMI son:



- El estricto control de los tipos de cambio

- Garantía de un liquidez internacional

- Creación de un poder internacional



En la conferencia de Bretton Woods Estados Unidos y Reino Unido tienen más peso. Proponen una tesis para sus propios intereses, EE.UU. no había sufrido el impacto de la guerra, en cambio Reino Unido sí. Diseñar el SMI no fue sencillo.



Las tesis inglesas: Constitución de una cámara de compensación multilateral con amplia disposición de crédito. Sistema de paridades flexible. Dicho sistema se financiaría con las cuotas de los países miembros. El volumen de crédito disponible sería en función de la cuota. Los países son superávit crónico debería ajustar sus balanzas de pagos o admitir una discriminación de sus exportaciones. Finalmente el criterio para establecer las cuotas estaría basado en el nivel de comercio antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.



Las tesis americanas: Creación de un fondo de estabilización a financiar con las cuotas de los países miembros. Las cuotas se determinarían basándose en el nivel de reservas y el volumen de producción. Aplicarían un sistema de paridades fijas respecto del oro. Los créditos otorgados por el fondo estarían sujetos a ciertas condiciones.



Los órganos del FMI son:



- Una asamblea general

- Una junta de directores

- Una secretaría



Los objetivos del FMI:



- Fomentar la cooperación monetaria internacional

- Facilitar el crecimiento económico internacional, de forma equitativa, procurando el pleno empleo

- Fomentar la estabilidad de los tipos de cambio y evitar la devaluación competitiva

- Ayudar a establecer un sistema multinacional de pagos

- Ayudar a corregir los desequilibrios de la balanza de pagos, facilitando los recursos necesarios pero con garantías adecuadas.



Los mecanismos de funcionamiento



Cada país debe establecer el valor de su moneda en términos de oro y de Dólares Americanos. La autoridad monetaria de cada país debe impedir que el tipo de cambio fluctúe más menos de un 1% sobre el tipo fijado.



Ningún país podrá alterar la paridad de su moneda más de un 10% sin permiso del FMI. El FMI prohíbe la devaluación competitiva.



Cada país participa con una determinada cuota. De la cuota con la que participa cada país, el país debe depositar un 25% en oro y el resto en moneda nacional.



Las decisiones se toman por votación, y el poder de la votación está en función de las cuotas.



Las cuotas sirven para determinar el máximo de recursos a los que un país debe optar.