ENTORNO EMPRESARIAL UNION EUROPEA

Antecedentes




I Guerra Mundial (1.914-8)



Gracias a la Revolución Industrial, en 1.914 Europa es un continente moderno y avanzado, liderado por Alemania, Francia y Gran Bretaña, que goza de una supremacía económica mundial y al que únicamente 2 países del exterior pueden hacerle frente: EEUU y Japón.



Esta bonanza económica provoca que la burguesía tenga excedentes de productos manufacturados, que la población del propio país no absorbe y se hace necesaria la conquista de nuevos territorios en los que comercializar esos stocks. Asimismo, existe la necesidad de conseguir materias primas para asegurar la continuidad de la producción. La conquista militar de un país a otro se denomina colonialismo o imperialismo, según el caso. Si primeramente la comercialización se hace con las colonias propias, más tarde se extiende a las del resto de países.



Alemania, país disciplinado como ninguno, toca techo a principios del Siglo XX en la comercialización de sus productos. Una vez atendido su mercado propio y el de los países de su alrededor, tiene 2 opciones: o supeditarse a las burguesías francesa y británica o iniciar una guerra y conquistar sus colonias para asegurar la continuidad de su producción. La burguesía alemana no se doblega y tras un incidente político (el asesinato del heredero a la corona austro-húngara) se inicia la que se considera I Guerra Mundial. La burguesía no tiene nada que perder: Si Alemania gana la guerra, ganan ellos. Si pierde pactarán con el bando ganador para no perder mercados.

Otra de las poderosas razones que provocan una guerra de esas dimensiones son los nacionalismos internos de cada país.



Los vencedores de la I Guerra Mundial serán, entre otros: EEUU, Francia, Italia y Reino Unido.

Pierden, principalmente: Alemania, Austria-Hungría y Rusia.



La I Guerra Mundial acaba en 1.918: Europa está inmersa en una profunda crisis y desecha moral, económica y militarmente, debido a que la guerra se ha desarrollado en suelo europeo. Se desintegran los imperios perdedores, es decir, el alemán, el ruso y el austro-húngaro. Se produce una inestabilidad monetaria debido a las multas impuestas a los países perdedores.



Europa está desorganizada, empobrecida, tiene altas tasas de paro y la crisis económica de los países perdedores afecta y mucho a los ganadores: El Gobierno francés distribuye las indemnizaciones de guerra de los perdedores entre las industrias (ya que en Francia la burguesía estaba en el poder: ellos habían protagonizado la Revolución Francesa).



La I Guerra Mundial ha sido una guerra capitalista total, se había reconvertido toda la industria civil en industria de guerra: La burguesía había vendido al estado ese armamento, y por esta razón se habían enriquecido enormemente.



Industria de guerra cuando ésta acaba: Cuando vuelven los militares, no tienen dinero para comprar productos ni la industria civil fabricará hasta que vea que hay dinero. La burguesía no quiere invertir parte de sus beneficios en reconvertir las industrias de guerra en civiles. La burguesía se queda en el paro (las mujeres, ya que los hombres habían ido al frente) y no hay perspectivas de que sea coyuntural. Cierran muchísimas fábricas. Los estados habían dado préstamos para pasar de industria civil a industria de guerra pero ahora no tienen dinero para hacer lo contrario.



Con el fin de la I Guerra Mundial, hay un desarrollo de nuevas industrias: Los ejércitos desmovilizados suponen mano de obra barata. EEUU se acaba de industrializar durante la I Guerra Mundial.



Europa entiende que ha de superar los nacionalismos agresivos que la habían llevado a la catástrofe y ha de adoptar el ideal de una Europa unida y pacífica con un proyecto común, que además consiga prosperidad económica y cooperación política y social. Esto se acabará en 1.933 con la llegada al poder de Adolf Hitler en Alemania.



II Guerra Mundial (1.941-5)



En el comienzo de la II Guerra Mundial, existen tres países gobernados por sistemas totalitarios: Alemania (Adolf Hitler), Italia (Benito Mussolini) y Japón (Hiro-Hito), también llamados “Eje”. Su alianza se debe al interés por conseguir materias primas y mercados y expansionar sus imperios.



La II Guerra Mundial es, esencialmente, una guerra entre potencias mundiales: EEUU contra Japón y Alemania contra la URSS.



Cuando finalice esta guerra los europeos se darán cuenta que su principal debilidad radica en la división que suponen los nacionalismos y que es necesaria algún tipo de integración europea que reordene el mapa político.



Las dos nuevas superpotencias aparecidas tras el fin de la guerra (EEUU y la URSS) tienen un poder económico, político y militar muy superior al conjunto de los estados europeos. Había que buscar un punto de entendimiento principalmente entre Francia y Alemania (que se habían enfrentado en 3 ocasiones desde la 1ª unificación alemana en 1.870) que contara con el visto bueno de EEUU.



Antecedentes:



Alemania pierde la I Guerra Mundial pero a pesar de las multas impuestas por los países vencedores, es un país disciplinado y gobernado con mano de hierro por Hitler, de manera que pronto logrará una recuperación económica (en parte gracias al expolio judío, a cuya población atribuyen la depresión económica que están viviendo). Cuando Alemania toque techo nuevamente, conquistará países europeos buscando nuevos mercados. A partir de su invasión a Polonia (también culpa a los comunistas de la crisis que vive el país) se iniciará la II Guerra Mundial.



Consecuencias de la II Guerra Mundial para los países firmantes del Tratado de Roma (1.957):



- Alemania se rinde en Mayo de 1.945. Esto provocará la división del mundo en 2 bloques económicos e ideológicos: Comunista (Europa oriental) y capitalista (Europa Occidental). En esta época, se produce la plenitud industrial tanto de la URSS como de EEUU, debido a que Francia, Gran Bretaña y Alemania han quedado arrasadas por la guerra.



Alemania queda dividida en: Occidental, federal (RFA – República Federal Alemana) bajo control aliado y oriental, socialista (RDA – República Democrática Alemana) bajo control soviético. A su vez, Berlín se dividió en 4 zonas, 1 por cada país aliado: Occidental, para Francia, Gran Bretaña y EEUU y oriental para la URSS.

La población alemana culpa a la democracia de la crisis en la que viven. Por esta razón triunfa en las urnas, el nazismo de Hitler.



- Italia: Primero se alía al bando totalitario y aunque antes del final de la guerra se une al bando vencedor, no consigue los territorios prometidos, es decir, el Mediterráneo.

La población italiana también culpa a la democracia de la crisis en la que viven. Esta es la razón de que triunfe el fascismo de Mussolini, en este caso, sube al poder mediante un golpe de estado.



- Francia: Recibe indemnizaciones de guerra lo que permite re-industrializar el país. Ya era un país muy importante antes del inicio de la guerra, además que también había vencido en la I Guerra Mundial, hay que sumar su arraigada tradición democrática.



- Holanda, Bélgica y Luxemburgo: Alemania los conquista para llegar hasta Francia.



Neutralidad suiza



Realmente, la “neutralidad” fue no enviar a su ejército a apoyar a ninguno de los bandos que participaban ni en la I ni en la II Guerra Mundial, a pesar de haber estado en ambas ocasiones rodeada geográficamente de países en guerra.



En la Primera únicamente se dedica a la organización de la Cruz Roja en ayuda de los civiles y los soldados heridos o encarcelados por la guerra y en la Segunda, como receptora de los fondos que envían los nazis procedentes del holocausto judío (en 1.998 tiene que indemnizar con 1.200 millones de dólares a las familias víctimas del expolio, divisas depositadas en bancos suizos, desde entonces).



Período de reconstrucción (1.945-1.950)



Una consecuencia de la II Guerra Mundial es la división mundial también llamada Guerra Fría: Tras la guerra, Europa está devastada y no puede garantizar su propia defensa, por lo que necesita de EEUU y de la URSS para garantizar la paz:



A partir de 1.945 el mundo queda dividido en dos bloques económicos e ideológicos dominados por EEUU y por la URSS: El bloque “cristiano” y capitalista y el bloque “ateo” y comunista (dos países no-europeos, cuando hasta entonces los países más importantes habían sido Francia, Alemania y Gran Bretaña).



En el “nuevo orden mundial” la URSS parte con desventaja porque EEUU abandera el capitalismo y además tiene bombas atómicas como ya demostraron en Hiroshima y Nagasaki (1.945) y que pone fin a la II Guerra Mundial. Esto inicia un período que se llama “Guerra Fría” en el que ambas superpotencias pugnan por extender su ámbito de influencia a nivel mundial. En 1.949 Stalin hace la primera prueba con una bomba nuclear. Habrá países neutrales que se tendrán que posicionar a favor o en contra tanto de EEUU como de la URSS.



Período de expansión económica (1.950-73)



Bloque capitalista:



A través del Plan Marshall (1.947) (se llama así porque lo propone George Marshall, Secretario de Estado de EUA), EEUU proporciona ayuda económica a los países de Europa Occidental para ayudar su reconstrucción. Alemania (RFA) y Japón por su situación geográfica (son como un espejo en el que se refleja el capitalismo frente al comunismo) son quienes reciben más dinero, para que la población de los países orientales vea las maravillas del capitalismo. Evidentemente que estas ayudas no son gratuitas: A cambio los países tienen que permitir a EEUU participar en sus políticas y en sus economías, así como adoptar una política de libre comercio.



En esta época se implanta por primera vez un sistema intervencionista en las económicas, que da lugar al llamado Estado del Bienestar. En toda Europa Occidental se establece un sistema de Seguridad Social, enseñanza gratuita, transporte público y una serie de medidas para que la población no quiera aspirar a tener implantado un sistema comunista como el de la URSS o el de China, por ejemplo.



A esa década se la llama “Edad Dorada del Capitalismo” porque gracias a las medidas tomadas tras el final de la II Guerra Mundial (Plan Marshall, ONU y demás organismos especializados, intervencionismo económico, estado del bienestar, ...) Europa consigue salir de la crisis en la que ha quedado sumida. El bajo precio del petróleo, las inversiones en nuevas tecnologías y en la creación de fábricas, entre otras razones, conllevan una producción masiva de todo tipo de productos y un aumento de la población activa que tiene empleo y que gasta parte de su sueldo en esos productos y por tanto, las empresas obtienen beneficios, parte de los cuales utilizan como inversión.



Este período de bonanza económica conlleva un aumento de los salarios, estos a su vez, un aumento de la demanda de todo tipo de productos y esto, a la retirada de medidas proteccionistas tales como aranceles y aduanas (Unión Aduanera, 1.968), lo que permite un aumento del comercio entre países capitalistas (no se puede hablar de un comercio global porque existía el comunismo).



Bloque comunista:



Para contrarrestar al Plan Marshall de la Europa Occidental, la URSS crea el Pacto de Varsovia (1.955) y a través del COMECON o CAME (Consejo de Ayuda Económica) ayuda en la reconstrucción de los países comunistas.



Fin de la Guerra Fría



La Guerra Fría finaliza con la caída del muro de Berlín (1.989); la re-unificación de Alemania (1.990) y el derrumbe por sorpresa y pacífico de la URSS, que da lugar a Estados Independientes (1.992): Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Estonia, Georgia, Kazajistán, Kirguizistán, Letonia, Lituania, Moldavia, Mongolia, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán, la mayoría de los cuales se unen en el CEI – Comunidad de Estados Independientes; además de la división de Yugoslavia en repúblicas: Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia y Macedonia (siguen perteneciendo a Yugoslavia, Serbia y Montenegro) y Checoslovaquia (1.994) se divide en dos repúblicas: Chequia y Eslovaquia.



Estas desintegraciones provocan un nuevo orden mundial que sigue hasta hoy día y cuyas características principales, son:

- Una lengua: Inglés.

- Una política económica: Globalización de los mercados y el capitalismo. Democracia.

- Un medio de comunicación: Internet.

- Una fe: Cristianismo.

- Un país hegemónico: EEUU.



Personajes clave fueron, entre otros: Mijail Gorbachov (Perestroika, Glasnost), el Papa Juan Pablo II (por su cruzada anticomunista mundial) y Ronald Reagan (tratado de reducción de armas atómicas).