LA UNIÓN ECONÓMICA Y MONETARIA

El SME está basado en un sistema cuasi fijo, es que limita la intensidad de las fluctuaciones. Limita la volatilidad de los tipos de cambio.


Los países miembros adquieren la competencia de mantener las monedas dentro de sus márgenes de fluctuación y renuncian expresamente a utilizar el tipo de cambio como una política económica.



La principal ventaja es que se reduce la incertidumbre, lo que mejora las relaciones comerciales.



Con la firma del acuerdo de Maastrich en 1992 lo que se pretende es avanzar más en el proceso de integración y profundizar más en temas monetarios. Lo que se pretende es que todos los logros alcanzados por la integración económica y comercial no se vean empañados por la devaluación competitiva q la que podría recurrir los países miembros para aumentar su cuota de mercado.



Una vez creada la moneda única se eliminan los costes de transacción. Se eliminan las incertidumbres de la volatilidad de los tipos de cambio. Trae como ventaja global el comercio que se potencia. Desde que se crea la moneda única no hay una tendencia a la baja de los tipos de interés.



Criterios de convergencia



Cuando se crea la CEE se podía un nivel de desarrollo similar para poder entrar. Más adelante, para integrarse en la Unión Monetaria Europea son necesarios cumplir los criterios de convergencia:



- Referente a la tasa de inflación, esta no podrá superar en más de un punto y medio a la de los tres países con menor crecimiento de los precios.

- Referente al déficit Publio no podrá ser superior al 3% del PIB

- Referente a la deuda pública acumulada no podrá ser superior al 60% del PIB

- El tipo de interés a largo plazo no podrá superara en más de dos puntos a la media de los tres países con menor tasa de inflación

- El tipo de cambio se habrá mantenido dentro de los márgenes normales de fluctuación dispuesta por el mecanismo de los tipos de cambio del sistema monetario europeo.



Puesta en Marcha de la Unión Monetaria



El plan de puesta en marcha de la unión monetaria se aprueba en 1995. Es un plan por escalones que durará tres años desde 1998 hasta el 2001, y que se llevará a cabo con los países que hayan cumplido los criterios. Al final de ese periodo, el proceso tendrá que estar completado y las monedas haber sido sustituidas.



El uno de enero de 1995 el Banco Central Europeo va a asumir todas aquellas competencias que son propias de los Bancos Centrales, y a partir de ese momento se aplica una única política monetaria y un único tipo de cambio. Paralelamente todos los países miembros tendrían que comenzar a adaptar sus administraciones públicas a la nueva situación, de modo que en el 2002 existe un sistema de contabilidad adaptado al sistema monetario.



Cada país miembro va a perder independencia en su política monetaria.



El objetivo fundamental del Banco Central Europeo es garantizar la estabilidad de los precios. Cuando se crea la Unión Monetaria Europea se plantean dos cuestiones, que quedarán sin concretar:



- Relaciones de los países pertenecientes a la zona euro, con los países comunitarios sin el Euro: Se crea un SME BIS en el que se relacionen las monedas de los países con el Euro y sin el Euro y se establece una relación del tipo de cambio de más menos el 15%.

- Que pasaría con los países que una vez perteneciendo a la Unión Monetaria dejaran de cumplir los criterios para poder entrar. Se aplicarían fuertes multas a los países que dejaran de cumplir al menos uno de los criterios. El valor de esta multa sería en función de la cuantía del incumplimiento.



Se intenta firmar un pacto de estabilidad.