EL SECTOR INDUSTRIAl

12.1 Delimitación y clasificación




Las actividades industriales son las transformaciones de los recursos naturales, a través de sucesiones, por medio de procedimientos físicos o químicos.

Las manufacturas forman un conjunto amplio de actividades, que se estudian haciendo 2 agrupaciones:

1. Desde una óptica de demanda, en función del dinamismo de mercado.

Teniendo en cuenta el dinamismo podemos distinguir entre:

• Demanda fuerte, que son las actividades más recientes (electrónica, ordenadores, productos farmacéuticos... )

• Demanda media

• Demanda débil. Un país especializado en esta demanda contará con un mercado menos favorable por su avance industrial que otro especializado en demanda fuerte.



Se pueden hacer otras clasificaciones. Así también podemos distinguir entre:

• Bienes intensivos en trabajo

• Bienes intensivos en capital

Un país con abundancia relativa de trabajo (o capital) obtendría a un precio relativo inferior aquellos productos cuya tecnología está basada en mayor grado en el factor trabajo (o capital).



2. Teniendo en cuenta los factores de oferta, podemos distinguir 5 grupos según:

• Intensidad de trabajo

• Escala productiva

• Diferenciación del producto

• Recursos naturales

• Ciencia



Otra clasificación distingue:

• Intensidad tecnológica alta (ordenadores, maquinaria eléctrica...): avanzada

• Intensidad tecnológica media (química, material de transporte...): intermedia

• Intensidad tecnológica baja (alimentos, papel, textil...): tradicional



Características de las manufacturas avanzadas:

• Se enfrontan a un mercado más dinámico

• Utilizan menos trabajo por unidad de producto

• Obtiene mayor valor añadido por unidad producida

• Se desarrollan en establecimientos de dimensión media superior

• Obtienen productos de menor grado de estandarización

• Se encuentran más expuestos a la competencia exterior

• Requieren de un esfuerzo tecnológico importante







12.2 Especialización productiva y comercial



Las manufacturas de cada uno de los tres grupos (avanzadas, medias y tradicionales) no han crecido de la misma forma.

Hacia el año 1966 las manufacturas tradicionales tenían gran importancia (71%), sobre todo la alimentación, el textil, confección y madera, mientras que las avanzadas tenían muy poca representación (4%).

En 1977 el núcleo sigue estando en las manufacturas tradicionales, pero han perdido peso en beneficio de las avanzadas, que ya representan el 11%.

La importancia de las manufacturas tradicionales es debida a:

• Una concentración de la demanda en ellas

• Una creciente especialización en estas producciones



La industria española posee un mayor peso en las actividades tradicionales del conjunto de la Unión Europea que en las avanzadas, pero la especialización de la industria española es menos pronunciada que la del resto de la Unión Europea.

¿Por qué España se ha especializado en las industrias tradicionales?

Por las características propias de estas industrias, es decir:

• Pequeña dimensión de los establecimientos

• Intensidad en recursos naturales y mano de obra

• Uso de tecnologías estandarizadas





12.3 Eficiencia productiva



Estudiaremos el crecimiento de la producción desde 3 puntos de vista:



1. Respecto el conjunto de la economía

En este aspecto podemos distinguir 2 etapas:

• La que va desde el año 1960 hasta la mitad de los 70

• La que va de la mitad de los 70 hasta la actualidad

En la primera etapa el crecimiento fue muy importante y fue posible gracias a dos factores:

-Marco internacional favorable

-Liberalización de los lazos que había impuesto el régimen autárquico, como restricciones y dificultades para exportar.

De esta manera se cambiaron las estructuras, la organización y las características de las empresas industriales, que permitieron un crecimiento de la eficiencia productiva. Esto supuso un aumento de la renta per cápita.

La evolución de las manufacturas tradicionales está fuertemente ligada al ciclo del conjunto de la economía. Los ciclos han afectado más al crecimiento de la productividad que a la economía en general.

El peso de las exportaciones sobre la producción manufacturera española, que continuó aumentando durante los 60 y los 70, se ha duplicado desde entonces, y aún ha crecido más la proporción de la demanda interna industrial, satisfecha con importaciones, que casi no varió antes de 1980, en un marco de intensa protección.





2. Respecto a los países de su entorno

Esta comparación se hará sólo con lo que respecta a las manufacturas y esto nos muestra de manera más clara el crecimiento industrial español.

En los primeros años (1966-75) España ocupaba una muy buena posición, pero la crisis de los 80 supuso una pérdida importante de peso. Entre 1985 y 1997 se ha recuperado la posición perdida y la adhesión a la Unión Europea no ha impedido este crecimiento.

La capacidad de crecimiento de los últimos años se ha reducido, pero esto es debido a la mayor madurez industrial.



3. Respecto la demanda interna

Ha sido más grande el crecimiento de la producción manufacturera que el crecimiento de la demanda interna. Esto ha sucedido en etapas expansivas, pero también en las de crisis. En los 5 años posteriores a la incorporación de España a la Unión Europea se ha registrado un aumento muy superior de las importaciones, reflejando el impacto de la integración y algunas debilidades competitivas.

También cabe mencionar el fuerte déficit comercial exterior de las manufacturas españolas.





El crecimiento de la industria se basa en el aumento de la eficiencia en la obtención de los productos y esto permite que la retribución de trabajo y capital aumente con relación a los precios de los productos.



El crecimiento de la producción industrial se ha basado en el aumento de la productividad del trabajo, hasta tal punto que el trabajo (los puestos de trabajo) existente en 1997 es sólo un poco superior al de 30 años antes. Esto representa un aumento importante del producto medio por trabajador, causado por:

• Capitalización de las instalaciones

• Calificación de los trabajadores

• Cambios en la especialización sectorial de las manufacturas

• Mejoras en la calidad y utilidad de los productos



El crecimiento de la productividad del trabajo no ha sido constante a lo largo de todo el periodo, sino que se ha hecho más lento a partir de 1975. Hay un parecido importante entre el aumento de la producción y el de la productividad, cosa que nos demuestra la relación entre estas dos variables.

El hecho de que el crecimiento sea más lento a partir de 1975 se debe a:

• Menor tasa de aumento del valor añadido (que depende de los factores de oferta y demanda que han afectado al conjunto de la economía)

• Disminución del esfuerzo de las empresas en nuevos equipos, técnicas y productos, que está justificado por el aumento del coste laboral por unidad de producto y el encarecimiento de las actividades de servicios. También se debe a las deficiencias de formación e información de sus responsables.



Aún así, el peso de la industria española ha seguido aumentando debido a que:

• España compensa la menor productividad de la mano de obra en su industria con un salario aún menor, haciendo que el coste laboral unitario sea menor.

• Reducción de los precios relativos

• Mejora de la calidad de los productos



12.4 Política industrial



El crecimiento de los 60 fue debido a una política que se apoyaba en las actividades intensivas en trabajo y las de transformados metálicos. Esto se llevó a cabo mediante los Planes de Desarrollo y las Acciones Concertadas. También se sumó la creación de empresas públicas. También se fomentó la exportación, la inversión, el trabajo, el desarrollo regional y la dimensión empresarial.

Hacia los años 70 el intervencionismo se redujo, centrándose en el aumento de las exportaciones y el desarrollo regional. En la transición limitó la capacidad de acción gubernamental y a partir de 1995 apareció el déficit público, cosa que hizo volver a aparecer la intervención estatal.

Durante la primera mitad de los 80 se reestructuró la técnica de las grandes empresas, se ajustaron las plantillas de trabajadores, reduciendo los excedentes laborales, y los resultados no fueron muy satisfactorios.

Cuando se entró en la Comunidad Europea lo que se había de hacer era informar y ayudar a los pequeños y medianos empresarios, pero no fue así y las dificultades con las que se ha encontrado la industria en los 90 ha llevado a un nuevo replanteamiento. Se han establecido programas de ayuda a las pequeñas y medianas empresas, pero queda pendiente hacer eficaces las actuaciones públicas, la reordenación, la redefinición y el impulso de investigación tecnológica, estableciendo prioridades sectoriales.