METODOLOGÍA

1.   Objetivo
4  Explicar  conceptualmente la metodología propuesta para la administración de proyectos.
4  Formular el enfoque de desarrollo de cada fase, segmento y actividad.

2.   Propósito de la metodología
La adherencia a una metodología provee una guía sistemática de acción que orienta a los participantes del proyecto respecto del alcance y orden sugerido en que deben realizarse las actividades para alcanzar el fin propuesto.
Los principales beneficios son:
4  Facilitar la comunicación entre los miembros del equipo al aportar claridad respecto de qué actividades son conducentes a lograr el objetivo planteado, en qué orden es conveniente que se realicen, con qué otros trabajos están relacionados, quiénes son los principales responsables, qué productos deben obtenerse, qué insumos pueden utilizarse y, en algunos casos, el modo en que pueden ejecutarse (Ej: técnicas, herramientas, etc).
4  Proveer una lista de control (check-list) que facilite la verificación de no haber omitido pasos esenciales.
4  Proveer los puntos de control (chekpoint) que permitan medir en forma objetiva el progreso del proyecto, a fin de erradicar la perniciosa costumbre de determinar los avances por porcentajes que, generalmente, responden a “sensaciones” o intenciones de mostrar logros que no responden a la realidad.
4  Proveer medidas válidas de rendimiento.
4  Ahorrar tiempo
4  Utilizar en forma eficiente las herramientas y técnicas disponibles en el mercado.
4  Facilitar la determinación de los roles y responsabilidades de los participantes.
4  Facilitar la reproducción para situaciones similares.
4  Agilizar los procesos de capacitación de los miembros del equipo.

3.   Enfoque del desarrollo
Es dable aclarar que no existe una convención respecto de la cantidad y denominación de las fases o etapas que comprende el ciclo de vida de un proyecto. En general, y siguiendo las definiciones de Cleland y King, se verifican en cualquier proyecto los siguientes estados de madurez: concepción (la idea), planificación, diseño, desarrollo o producción y conversión o transformación.
El orden de las fases transcurre desde el máximo nivel de abstracción hasta el mínimo nivel de concreción. Así es como también cada fase es en sí misma un proyecto, ya que se requiere que se planifique, diseñe y ejecute.
En cada proyecto se analizará el punto de partida y los antecedentes que están disponibles a fin de plantear qué actividades son necesarias realizar. No es imperativo que se transiten todas las actividades y sí es conveniente que al principio de cada fase se repitan las actividades de Organización a fin de verificar qué se ha hecho y con qué calidad.  Así cuando del análisis de los antecedentes que deberían estar disponibles por estar comprendidos en una fase anterior, se advierta que no existen o están incompletos o fueron mal ejecutados, se volverán a reiterar en la presente etapa sin necesidad de repetir en forma completa la fase anterior.
En el caso particular del presente desarrollo, está orientado a la gestión de proyectos relacionados con transformaciones en los sistemas de gestión administrativos que, a su vez contienen proyectos informáticos, reingeniería de procesos y reorganizaciones estructurales, principalmente.
Se ha omitido en el desarrollo de la metodología la fase que produce el Modelo de Gestión estándar que sirve como base para constatar las realidades provinciales y orientar las transformaciones. El Esquema del Proyecto se ha divido en fases, segmentos y actividades. 
La metodología plantea jerarquías de fases, segmentos y actividades.
Las fases identifican los principales momentos o etapas del ciclo de vida del proyecto. Tiene productos determinados y cada una puede ser desarrollada como un proyecto en sí mismo.
Las fases se han subdivido en segmentos que son grupos de actividades que por analogía o conveniencia se tratan en forma conjunta y que, generalmente, su terminación habilita para la continuidad de otro segmento.
Los segmentos están subdivididos en actividades.  Las actividades identifican los esfuerzos operativos que deben producir a su terminación resultados concretos.
Por cada fase se describen: objetivo, segmentos comprendidos, enfoque de desarrollo, productos principales y puntos de control.
Por cada segmento  se describen: objetivo del segmento, actividades comprendidas, productos principales y puntos de control.
Por cada actividad se describen: objetivo , tareas  comprendidas, desarrollo, insumos, productos, documentación y herramientas. Eventualmente, se citan ejemplos.