EL CONCEPTO DE LA RELACIÓN GASTO RECURSO EN EL ESTUDIO DE LAS FINANZAS PÚBLICAS

EL GASTO. CONCEPTO: Son gastos públicos las erogaciones general­mente dinerarias que realiza el Estado en virtud de ley para cumplir sus fines consistentes en la satisfacción de necesidades públicas.
* Son las erogaciones o empleo de riqueza destinados a la presta­ción de los servicios públicos que son requeridos por el interés público.


TEORÍA SOBRE LA NATURALEZA DEL GASTO.
"Gasto público es toda erogación que realiza el estado en funcio­nes del gobierno".
El gasto público se encuentra condicionado por el destino de la inversión. Debemos aceptar como base de la ecuación financie­ra gastos‑recursos, es que ambos aspectos no pueden ser conside­rados independientemente, sino correlativamente.
En toda inversión debe contemplarse, por parte del Estado, cual­quiera sea la fuente de los recursos internos o externos (emprés­titos), la previsión de la productividad del gasto.
Por todas estas razones el Estado debe ajustar su conducta finan­ciera en base a normas legales que permiten dar a la administra­ción financiera cierta estabilidad y seguridad en la previsión del "gasto", para preservar el más importante de los recursos del estado; el CRÉDITO PÚBLICO.


LA POLÍTICA FINANCIERA DEL GASTO PÚBLICO: Los estudios específi­cos sobre la política financiera se ocupa de determinar la elección de los gastos públicos a realizarse y de los recursos públicos a obtenerse para sufragar a aquellos, en circunstancias de tiempo y lugar determinados.
Es decir que el estudio de la elección de gastos y recursos se hace en función de una orientación política determi­nada y variable según los objetivos perseguidos por la acción estatal.


DISTINTAS TEORÍAS
a) ESCUELAS ECONÓMICAS: Bastiat y Sénior, han considerado que la actividad financiera no es otra cosa que un caso particular de cambio, por lo cual los tributos vienen a resultar las retribu­ciones a los servicios públicos.
Adam Smith, David Ricardo, John Stuart Mill y Juan Bautista Say, tienden a considerar la actividad financiera como pertene­ciente a la etapa económica del consumo.
Economistas más modernos, en cambio, consideraron que la actividad financiera es el resultado de una acción cooperativa de producción (De Vitti de Marco).


Otra teoría incluía dentro de las económicas es la de Sax sobre la utilidad marginal. Para este autor, la riqueza de los contribuyentes podía ser gravada por el impuesto sólo cuando su erogación fuese más "útil" para los gastos públicos que para el empleo que el contribuyente podría hacer de ella por su cuenta para satisfacer sus necesidades.
Benvenuto Griziotti critica las teorías de la escuela econó­mica porque descuidan la diferencia de situación en que se hallan los hombres cuando desarrollan su actividad económica y cuando están sometidos a la soberanía del Estado.


b) ESCUELAS SOCIOLÓGICAS: Esta tendencia tiene su inspirador en Wilfredo Pareto, que insertó el estudio de la economía política en el más amplio de la sociología. Por ello, criticó a los estu­dios financieros porque sus cultores elaboraron sus principios en el terreno económico desentendiéndose de la verdad experimental, según la cual las pasiones, los sentimientos y los intereses prevalecen sobre las teorías y doctrinas.
Sostiene que no es el Estado el que gobierna efectivamente y decide las elecciones en materia de gastos y de ingresos públi­cos, sino las clases dominantes que imponen al llamado "Estado" sus intereses particulares.


Dentro de esta corriente, podemos ubicar al Profesor Amilcar Puviani, quien en su Teoría de la ilusión financiera ilustró sobre los medios e instituciones de que se sirve la élite domi­nante para imponer a los ciudadanos las elecciones financieras que convienen a sus intereses de clase.


c) ESCUELAS POLÍTICAS: Griziotti; los medios financieros, si bien son de naturaleza idéntica a la de los medios económicos, difie­ren en el aspecto cualitativo y cuantitativo y el criterio para la elección de dichos medios es político. Sobre todo, son políti­cos los fines que el estado se propone con su actividad financie­ra, pues son consecuencia de su propia naturaleza de sujeto activo de la finanzas públicas.