REMUNERACION INDIVIDUAL A LOS EMPLEADOS.

En definitiva, lo que a cada empleado le interesa saber es: ¿cuál será mi remuneración? Eso lleva a su vez a la empresa a plantearse lo siguiente: ¿deben tener la misma remuneración todas las personas que están en un mismo cargo?, ¿Se premiará con una remuneración más alta a quien tenga mejor desempeño o tenga una mayor antigüedad?

Las diferencias en las remuneraciones para un mismo cargo le permiten a la empresa reconocer las diferencias que existen entre los empleados. Con ello, la empresa da indicaciones a los empleados en el sentido de que lo que busca es un mejor desempeño, una más alta productividad y que valora la lealtad, relacionada con la antigüedad del trabajador.

En sentido contrario, si la política de la empresa es no reconocer las diferencias individuales, se aplicará una tasa fija. Este método de tasas fijas es muy común, cuando existen sindicatos y las remuneraciones se van regulando por negociación colectiva. Los sindicatos generalmente son muy suspicaces del premio al desempeño. No es que no crean que hay trabajadores con mejor desempeño que otros. De lo que desconfían es de la objetividad de la evaluación del desempeño. Esto lleva a las empresas a considerar tasas fijas o remuneraciones fijas para cada cargo.

•Escala de Remuneraciones.

Bajo un sistema de diferencias individuales en las remuneraciones, la empresa establece clases o grados para rangos de remuneraciones, con definición de máximos, mínimos y puntos medios. La conexión de estos últimos es la que representa la recta o curva de remuneraciones de la empresa. El numero de grados no está predefinido y dependerá de la amplitud de la variación de los puntos en la evaluación de cargos. Dentro de cada clase o grado, a su vez hay diversos puntos a los que el empleado puede ir accediendo en función de desempeño, antigüedad o una mezcla de ambos.