La Empresa

Concepto
La empresa actual es sujeto de interés para distintas disciplinas científicas
por los diferentes aspectos en los que se manifiesta en el sistema económico.
Entre otros, podríamos citar como aspectos de interés de la empresa: el
aspecto técnico-productivo, en la medida en que la empresa realiza un proceso
de transformación de factores en productos, el aspecto económico-financiero
que engloba el conjunto de transacciones comerciales y monetarias que la
empresa realiza en el mercado, el aspecto jurídico por la gran variedad de
contratos y relaciones empresa-empresa o empresa-personas que genera y,
por último, el aspecto social consecuencia de la necesaria interacción de la
empresa con el entorno.

Este interés multidisciplinar por la empresa ha originado un enfoque para
su estudio, propio de la teoría general de sistemas, concretado en la
concepción de la empresa como sistema que estudiaremos en próximos
epígrafes.

A nosotros nos va a interesar analizar la “empresa” desde una perspectiva
económica. Según Bueno Campos la empresa es un agente que organiza con
eficiencia los factores económicos para producir bienes y servicios para el
mercado con el ánimo de alcanzar ciertos objetivos. Entendiendo por eficiencia
la capacidad o cualidad de un agente para lograr el cumplimiento de un
objetivo, minimizando el empleo de recursos.

No obstante, y a pesar de que cualquier persona es capaz de definir
intuitivamente el concepto de empresa, este término se puede confundir con


otros términos usados indistintamente para aludir a dicho concepto. Estamos
hablando de términos como sociedad mercantil, explotación y planta. La
expresión sociedad mercantil la definiremos como “Una unidad jurídica que
regula el conjunto de relaciones que produce el patrimonio del que son titulares
dos o más personas que se obligan a aportar a un fondo común bienes, dinero

o alguna de estas cosas para obtener lucro”. Entendemos por explotación "toda
unidad técnica o conjunto de procesos tecnológicos por los que un conjunto de
factores pueden ser transformados en un conjunto de productos o resultados”.
Por último definiremos planta o establecimiento industrial como “una unidad
espacial, física o lugar donde se localiza y desarrolla la actividad económica de
una explotación”. De estas definiciones deducimos que una empresa puede
estar compuesta por una o más sociedades (hablaríamos entonces de empresa
mono o plurisocietaria o grupo de empresas), por una o más explotaciones y
tener una o más plantas.

 Evolución

Describimos aquí cual ha sido la evolución de la empresa como órgano
del sistema de economía capitalista o de mercado. Dicho sistema económico
pasa por cuatro modelos de organización económica conocidos como:
feudalismo, capitalismo mercantil, capitalismo industrial y capitalismo
financiero. En cada uno la empresa ha tenido sus orígenes y su
correspondiente evolución, pasando de un modelo y configuración simple a la
actual situación de complejidad.


La primera etapa se caracteriza por el énfasis en la dimensión técnica y
como unidad simple, es decir, orientada a una transformación primaria y
artesanal de los factores y dotada de una organización sencilla.

En la segunda etapa, la empresa sigue conceptuándose como unidad
simple, en cuanto a su estructura productiva, aunque como consecuencia del
incremento del comercio internacional y colonial y del desarrollo político-
económico de los Estados surgen nuevas formas societarias (de las
sociedades personalistas a las sociedades anónimas) y nuevos planteamientos
organizativos para lograr los objetivos comerciales. Por ello se comienza a
definir a la empresa como "unidad comercial o técnico económica".

El gran desarrollo de la empresa se produce con el modelo de capitalismo
industrial (el cual surge con la primera Revolución Industrial) que se caracteriza
por la aplicación de maquinaria a la producción. En él, la empresa se configura
como una unidad compleja, tanto por los aspectos productivos como por los
restantes aspectos jurídicos y sociales, aunque son los primeros los más
relevantes, razón de que se defina como "unidad económica de producción".
La necesidad de grandes capitales promueve el desarrollo del sistema 
bancario y financiero y la generalización de la sociedad anónima. Con el 
aumento de la producción se expande el comercio mundial y la industrialización 
de las colonias de las grandes potencias. Estos factores fueron los que 
desencadenaron la crisis de las estructuras organizativas clásicas y la aparición 
de nuevas formas de organización descentralizadas. 

Finalmente, el capitalismo industrial, dado su crecimiento patrimonial, 
necesitó de un importante volumen de capital para atender al primero. Esta 
circunstancia y el logro de importantes excedentes financieros por las grandes 
empresas industriales, provocaron el desarrollo de la economía financiera, sus 
instituciones, mercados y operaciones. 

En esta etapa se produce la separación de la propiedad y la 
administración y los fenómenos de concentración y de internacionalización del 
capital. Aspectos que configuran una nueva concepción de empresa como 
"unidad financiera, como unidad de decisión o de dirección", dado el 
protagonismo de la administración.